vertigos oido internoVertigos

Se define como la sensación ilusoria de desplazamiento. El vértigo, como tal, es un síntoma extraordinariamente desagradable que va acompañado de otras manifestaciones.

Las principales son: desequilibrio, cortejo vegetativo (nauseas, vómitos), nistagmo (movimiento rítmico de los ojos). Los procesos que cursan con vértigo pueden ser entre otros:

Enfermedad de Meniére

es una enfermedad de causa desconocida, caracterizada principalmente por vértigo, que suele manifestarse acompañada de acúfenos , hipoacusia y náuseas, siendo el acúfeno y la hipoacusia previos al vértigo. Las crisis vertiginosas aparecen casi siempre en episodios repentinos que pueden durar incluso horas; sin embargo, el acúfeno y la sensación de mareo pueden permanecer días en quienes padecen esta enfermedad. En ocasiones, debido a la similitud de síntomas, periodos y crisis de ansiedad son diagnosticados, por error, como Síndrome de Ménière.

Neuronitis vestibular

El cuadro clínico se inicia con un episodio vertiginoso súbito, más o menos intenso, que se prolonga en el tiempo bajo la forma de un estado de inestabilidad vestibular. Cualquier movimiento cefálico reagudiza la sensación pseudovertiginosa, lo que obliga al enfermo a mantener una actividad reducida durante un período de tiempo que oscila entre 20 y 30 días. El proceso no afecta a la función coclear, que permanece indemne.

Vértigo posicional paroxístico benigno

cuadro clínico de comienzo súbito, que se caracteriza por la aparición de un episodio vertiginoso intenso, pero fugaz, al adoptar la cabeza una determinada posición en el espacio, generalmente el decúbito lateral derecho o izquierdo. Este vértigo se inicia con una latencia de unos segundos desde que adopta la posición cefálica desencadenante y desaparece en el transcurso de unos pocos segundos, aunque se mantenga dicha posición. El tratamiento deberá intentar desplazar los fragmentos desprendidos mediante distintas maniobras de posición cefálica.

Laberintitis

es una enfermedad del oído, en la que se inflama el laberinto (canales semicirculares del oído interno). El síntoma más notable es vértigo. La laberintitis vírica es la más frecuente de todas las vistas en la clínica práctica. Puede aparecer como una complicación de enfermedades generales víricas, como sarampión, parotiditis, influenza y varicela, aunque también puede ocurrir en ausencia de enfermedad sistémica vírica, puede ser muy dolorosa.