Tapón de cerumen

tapon de cerumenEl cerumen es una mezcla de células muertas de descamación y de secreciones viscosas producidas las glándulas sebáceas de la piel que recubre el conducto auditivo externo. Constituye un mecanismo de defensa frente a los gérmenes. Hay oídos cuyas glándulas sebáceas producen secreciones más espesas y en mayor cantidad que otros. Además, con el rascado o la introducción de cuerpos extraños o bastoncillos limpiadores se produce un aumento de células de descamación y, por tanto, más cerumen. La suma de estos dos mecanismos trae como consecuencia que todo el cerumen fabricado en el conducto auditivo externo no se pueda eliminar al exterior y se acumule formando “tapones”. En muchas ocasiones no producen ningún síntoma y son un hallazgo casual al explorar el oído con el otoscopio. Otras veces, sí ocluyen por completo el conducto auditivo e impiden el paso del aire a su través, pueden producir dolor o disminución de la audición, síntomas ambos que desaparecen al extraer los tapones. La indicación para extraer los tapones dependerá del tamaño de los mismos o de los síntomas que estos produzcan. En el caso de que sea necesario eliminarlos, se prefiere la extracción con microinstrumentación y/o microaspiración. No se aconseja el uso de agua para la extracción. En ocasiones, es conveniente ablandarlos previamente aplicando gotas en el conducto auditivo externo durante unos días.