Septoplastia
Septoplastia

La Septoplastia es una intervención quirúrgica destinada a corregir la deformidad del tabique nasal o reconstruirlo y, en principio, tiene una finalidad funcional pero, en ocasiones, se puede practicar conjuntamente con la Rinoplastia u otros tipos de cirugía, como la de cornetes o de la válvula nasal.
La intervención se realiza en el quirófano con anestesia general o con anestesia local y sedación, siempre con la asistencia de un anestesista, siendo necesaria la estancia en clínica durante unas horas después de la intervención. Es habitual que después de la intervención, al paciente se le coloque un taponamiento nasal con unas pequeñas esponjas durante 48-72 horas.

La cirugía se practica por el interior de las fosas nasales, sin cicatrices externas visibles. Dependiendo de la magnitud de las desviaciones, el cirujano corregirá o extirpará más o menos cantidad de elementos alterados.

Es posible que la desviación del tabique nasal represente el signo más evidente de la enfermedad nasal y que coexistan otras enfermedades que produzcan síntomas similares, como alergia o rinitis de cualquier causa, y que no puedan diagnosticarse con más precisión hasta después de la intervención. En estos casos la mejora que proporciona la Septoplastia puede ser inferior a las expectativas del paciente.