Reducción fractura cerrada huesos propios
Reducción fractura cerrada huesos propios

Llamamos Reducción de fractura de huesos propios a la técnica quirúrgica que tiene como finalidad la corrección de la forma externa de la nariz, alterada tras un traumatismo nasal con fractura. La intervención se realiza bajo anestesia general, a través de las narinas u orificios nasales, sin que sea necesario realizar ninguna incisión, por lo que se llama “reducción cerrada”.
Su objetivo es corregir las deformidades nasales recientes no deseadas, es decir, restituir la forma que tenía la nariz antes del traumatismo, pero no modificar ésta, lo que requiere otro tipo de intervención, llamada rinoplastia.

Tras la intervención se deja una pequeña férula de yeso, u otros materiales, sobre el dorso de la nariz y en ocasiones se coloca también un taponamiento nasal, durante 48 horas, aproximadamente.