Laringectomía total

Laringectomía total

Intervención quirúrgica que consiste en la extirpación de la laringe, desde la base de la lengua hasta la tráquea, incluyendo en la resección la musculatura prelaríngea y el hueso hioides.

Esta técnica quirúrgica la podemos dividir en 5 pasos:

1. Incisión de la piel: Se practica una incisión de aproximadamente 2 cm por debajo de una mastoides hasta el otro lado pasando en la línea media a dos traveses de dedo de la clavícula. Se inicia la disección del colgajo cutáneo hasta aproximadamente 1 cm por encima del hueso hioides.

2. Liberación de laringe: Se realiza una liberación inferior de la laringe mediante la identificación y sección de la musculatura prelaríngea en su parte caudal. De esta forma queda expuesto el istmo de la glándula tiroidea, que se secciona y liga para acceder directamente a la tráquea.

La liberación superior de la laringe se consigue mediante la liberación de los músculos que se insertan el borde superior del hueso hioides, es decir los músculos estilohiodeo, genihiodeo, milohioideo y digástrico.

La laringe sólo queda adherida por sus inserciones laterales al músculo constrictor inferior de la laringe, cuya sección se realiza a nivel del ala tiroidea. La tracción y rotación de la laringe, mediante una erina, hacia delante y adentro facilita esta maniobra. Se procede después de esto a despegar la mucosa faríngea de la cara interna del cartílago tiroides; esta maniobra se realiza en ambos lados y es crucial para conseguir suficiente mucosa faríngea que necesitaremos a la hora del cierre de la faringe.
Es el momento de identificar y seccionar los pedículos laríngeos superiores ( arteria, vena y nervio).
3. Extirpación de la laringe: Se empieza seccionando la tráquea con bisturí y se sustituye la intubación oral por la traqueal.
El cirujano abre la faringe a nivel de la vallécula, apareciendo la epiglotis, que se tracciona hacia delante bien con un punto de seda o con una pinza de Allys. Con una tijera se va seccionando los repliegues aritenoepiglóticos en dirección cráneo-caudal hasta llegar por debajo de los aritenoides. Una vez en este punto se secciona la mucosa interaritenidea con bisturí para así separar y diferenciar definitivamente la vía aérea por delante, de la esofágica por detrás.
Ya sólo queda proseguir la disección de la mucosa faríngea hasta el nivel que hayamos seccionado en la tráquea.
4. Cierre de la faringe: Se suele realizar una sutura en T terminando la zona de unión entre la rama vertical y la horizontal de la T mediante un cierre en bolsa de tabaco.
5. Cierre por planos: Se coloca una aspiración continua mediante un drenaje a cada lado del cuello. Se cierra en dos planos: uno a nivel del tejido celular subcutáneo mediante sutura reabsorbibles y otro a nivel de la piel mediante sedas o grapas. Se fija la tráquea mediante sedas a la piel en toda su circunferencia intentando dejar un traqueostoma lo más amplio posible.
Se realiza un vendaje compresivo con venda elástica y se sustituye el tubo de intubación traqueal por una cánula de traqueotomía con balón insuflable para evitar la entrada de material sanguinolento en la vía pulmonar.