Cierre perforación septal; incluye injerto

Cierre perforación septal

La cirugía se realiza bajo anestesia general. Existen diferentes técnicas quirúrgicas dependiendo del caso. Para las perforaciones pequeñas (menores a 1 cm de diámetro) se puede realizar la aproximación y sutura de los bordes del orifico. En los casos de hasta 2 cm de diámetro, utilizamos el cierre borde a borde con colgajo pediculado de deslizamiento de mucosa endonasal. En los casos de mayor tamaño utilizamos injerto de fascia temporal + cartílago auricular por vía endonasal y/o abierta, con sutura microquirúrgica. Siempre se utiliza en la cirugía la tecnología aportada por el microscopio quirúrgico y por la videoendoscopia con fibra óptica.

La cirugía de cierre de perforación septal no es 100% efectiva por diversos motivos. Por ejemplo, si persiste la patología original que ocasionó la perforación (atrofia mucosa, uso de cocaína, autoinmunidad, etc), es probable que no se integre el injerto o que aparezca una nueva perforación a posteriori. Otras veces no se conoce el motivo por el cual el injerto es rechazado o aceptado solo parcialmente.