CÁNCER DE LARINGE

cancer laringeEl cáncer laríngeo es frecuente, representando de un 30 a un 40% de tumores de cabeza y cuello. Generalmente es un carcinoma epidermoide.

Es un cáncer típico del varón, con máxima incidencia alrededor de los 60 años. Se ha atribuido esta desproporción al mayor uso del tabaco.

En lo que se refiere a las localizaciones, se clasifica en cáncer supragótico, glótico, subglótico y transglótico.

El cáncer supraglótico representa el 50% o más del total. Los tumores de esta localización producen metástasis ganglionares con cierta precocidad, dada la riqueza de linfáticos de la zona, afectando generalmente a las cadenas laterocervicales.

El cáncer glótico comienza generalmente en el borde libre de la cuerda vocal, muchas veces por malignización de una lesión precancerosa. Representan el 40% de la totalidad. Cuando rebasa el ligamento, la cuerda se inmoviliza y ello es un síntoma que agrava el pronóstico. Estos tumores producen metástasis ganglionares muy tardías por la escasa proporción de linfáticos de la cuerda vocal.

Los tumores subglóticos son poco frecuentes, representando el 5%. Tienen un crecimiento rápido, sus metástasis son precoces en las cadenas laterocervicales o en ganglios pretraqueales.

La sintomatología de comienzo depende de las localizaciones iniciales. Los tumores supraglóticos dan síntomas tardíos, pues el vestíbulo laríngeo es una región muda. El paciente, al igual que el que padece una faringitis trivial, tiene sensación de cuerpo extraño, picores, tos irritativa, pequeñas odinofagias o pinchazo, es decir, molestias de garganta no claramente dolorosas.

Los tumores glóticos comienzan con disfonía, un síntoma más llamativo por lo que, en teoría, el paciente acudirá antes al médico y el diagnóstico será más precoz. La disfonía del cáncer es <<persistente y progresiva>>, a diferencia de la que producen las laringitis.

Los tumores subglóticos comienzan con disfonía o disnea después de un período asintomático. Con frecuencia se diagnostican tardíamente.

El pronóstico en conjunto del cáncer laríngeo es relativamente favorable si lo comparamos con otros cánceres, aunque depende básicamente del grado evolutivo del mismo, por lo que el diagnóstico precoz es muy importante. Las metástasis regionales empeoran el pronóstico. Entres las localizaciones descritas, el glótico es el más favorable por sus metástasis tardías y porque el diagnóstico suele ser más precoz.

El tratamiento del cáncer laríngeo es fundamentalmente quirúrgico, ya que el carcinoma epidermoide es poco sensible a las radiaciones y además, los cartílagos de la laringe limitan la aplicación de aquéllas.

La técnica quirúrgica a realizar depende del tamaño y localización dl tumor, pero cuando ha adquirido cierto desarrollo, sea cual sea la localización, el único tratamiento posible es la laringectomía total, es decir la extirpación del órgano.

 

LESIÓNES TUMORALES