Alteraciones olfatorias

Los trastornos de la olfación pueden clasificarse de la siguiente manera

[learn_more caption=”ANOSMIA”] Pérdida o disminución del sentido del olfato. Puede ser temporal o permanente Algunas personas peden ser anósmicas de cierto olor en particular “Anosmia específica”. Las causas más comunes de esta enfermedad son: envejecimiento, infección viral, descongestionantes nasales, problemas por saturación de plomo, por radioterapia, traqueostomía, por un traumatismo craneoencefálico o de carácter congénito. El pronóstico depende del tiempo de evolución de la anosmia, por lo que se aconseja acudir al otorrinolaringólogo lo más pronto posible.[/learn_more] [learn_more caption=”ANOSMIA PARCIAL”] Incapacidad para percibir sólo determinados olores[/learn_more] [learn_more caption=”HIPOSMIA”] Disminución, pero no ausencia, de sensibilidad para los olores[/learn_more] [learn_more caption=”HIPEROSMIA”]Trastorno nervioso que supone el aumento exagerado de la sensibilidad hacia los olores. Algunas posibles causas son: el embarazo, la menopausia, alteraciones neuronales, enfermedad de Basedow (hiper-producción de la glándula tiroides), fibrosis quística, enfermedad de Addison…[/learn_more] [learn_more caption=”DISOSMIA”]Ppercepción olorosa alterada, distorsionada, por ejemplo, cacosmia[/learn_more] [learn_more caption=”FANTOSMIA”]Es una especie de alucinación olorosa, es decir, se perciben olores en ausencia de estímulo oloroso[/learn_more] [learn_more caption=”AGNOSIA OLFATORIA”]El estímulo oloroso se percibe, pero el individuo es incapaz de reconocerlo[/learn_more]